Spaghetti con gambas y tomates cherry

Es verdad, mi pasión son los postres, sobretodo las magdalenas y las galletas.

Pero un blog de cocina que se respete, también tiene recetas saladas así que hoy quiero proponeros un plato único muy sabroso y perfecto para la comida del sábado; de hecho, suelo prepararlo los sábados o los domingos, cuando tengo un poco más de tiempo para dedicarme a la preparación de comidas un poco más “elaboradas”.

Es una receta típica del sur de Italia, de hecho se la explicó a mi madre el ramo sureño de mi familia. Lleva todos los sabores y los perfumes del sur como los tomates cherry, las gambas, un poco de ajo y, como no, ¡la pasta!

En fin, ¡es una receta 100% mediterránea!

Empecemos:

Utensilios: una olla, una sartén ancha

Tiempo total de realización: 30 min

Ingredientes para 4 personas:

28 gambas (si son gambones 20)
2 ajos
300 gr de tomates cherry
un poco de vino blanco
4 hojas de albahaca
sal
pimiento picante
320 gr de spaghetti o tagliatelle

Llenar una olla con abundante agua y ponerla a hervir.

Mientras, limpiar las gambas, quitarles las cabeza y la piel y ponerlas en un plato.

Después, lavar los tomates cherry y partirlos en cuartos. Guardarlos en otro plato.

Por último, pelar dos ajos y meterlos en la sartén con un poco de aceite a fuego medio-alto. Cuando el aceite esté bien caliente y los ajos un poco dorados, echar los tomates. Mezclar bien hasta que se hayan ablandado un poco. El fuego tiene que ser medio-alto, pero cuidado a que no salpique demasiado el aceite. En ese caso bajar un poco la intensidad.

Puesto que todas las vitrocerámicas o las inducciones son diferentes, si os  ayuda yo suelo darle intensidad 8 (de 9) al principio para calentar el aceite y después de echar los tomates lo bajo a 7-7.5.

Cuando los tomates se hayan ablandado ligeramente echar las gambas limpiadas y mezclar bien hasta que no hayan cambiado de color. Salar al gusto y poner un poco de pimiento picante (la cantidad depende de si os gusta muy picante o menos).

Seguir mezclando de vez en cuando hasta que no se haya absorbido la mayoría del agua de los tomates; esfumar con vino blanco. Dejar que evapore todo el alcohol y apagar el fuego.

Cuando el agua hierva, salar al gusto y echar la pasta. Cocinar mezclando de vez en cuando durante los minutos que se indiquen en la confección. Mientras, encender el fuego de la salsa (medio-alto, por ejemplo 7.5) y, cuando la pasta esté lista, escurrirla y echarla directamente en la sartén.

Mezclar a fuego un poco más alto (8)  añadir un poco de aceite y las hojas de albahaca troceada con las manos (así no se pierden las características organolepticas).

Apagar el fuego y poner en los platos.

¡BUON APPETITO!

Anuncios